La importancia de aislar una sala de ordenadores de calor y ruidos

La importancia de aislar una sala de ordenadores de calor y ruidos

Que los equipos informáticos requieren unos cuidados especiales es algo que, seguramente, ya tienes claro. Sin embargo, muchas veces, no se tiene en cuenta la importancia de aislarlos de posibles fuentes de calor o ruido, que pueden poner en peligro no solo a los propios ordenadores, sino también a las personas que trabajan con ellos.

Hoy en día, los centros de datos más avanzados, secciones de atención al cliente, ingenieros técnicos y un largo etcétera apuestan por salas debidamente aisladas, desde el punto de vista térmico y acústico. Una decisión semejante podría aportarte enormes beneficios, ya que evitarás afrontar problemas graves gracias a una adecuada prevención.

Empresas como aislamientos térmicos y acústicos AISLAHOME te ofrecen soluciones de calidad, en ese sentido, que incluirán todo lo necesario para que no tengas que preocuparte de nada.

¿Te interesan, realmente, los aislamientos térmicos y acústicos?

Desde luego que sí. Un aislamiento térmico adecuado implica grandes ventajas. En primer lugar, reducirás las temperaturas a las que son sometidos los equipos informáticos durante la jornada laboral. A pesar de que pueda parecer irrelevante, los componentes de los ordenadores pueden alcanzar los 90 ºC e, incluso, 100 ºC a pleno rendimiento. Si las condiciones ambientales suponen un mayor estrés para el equipo, este fallará antes, obligándote a gastar dinero en reparaciones.

Pero el hecho de que se rompan los equipos debería ser una de tus menores preocupaciones. Los ordenadores integran ventiladores que, aunque disipan el calor y conducen el aire caliente hacia el exterior, sí suponen estrés para los empleados que trabajan con ellos. Se ha demostrado que las personas que desarrollan su jornada laboral en condiciones de temperatura elevadas rebajan su rendimiento de forma drástica, lo que genera importantes pérdidas de tiempo y dinero.

Con respecto al sonido, los problemas varían un poco. Las salas con una elevada concentración de equipos informáticos suponen contextos muy ruidosos, lo que también afecta negativamente a la productividad del trabajador. Si crees que el ambiente de trabajo ya es ruidoso por sí mismo, es fundamental apostar por un aislamiento adecuado. Esto es especialmente importante cuando la contaminación acústica del exterior llega a la sala, puesto que reduce la capacidad de concentración de las personas. Un buen aislamiento acústico hará desaparecer de un plumazo tus preocupaciones.

Es fundamental ponerte en manos de profesionales

Es imprescindible que tengas presente que una buena obra de aislamiento es necesaria para conseguir el aislamiento térmico. Así, trabajar con profesionales es la mejor solución para abordar esta obra en un único proyecto, ya que evita tener que revisar la instalación en el futuro.

Aunque se trata de un problema que estés pensando solucionar a largo plazo, es esencial considerar que la normativa laboral vigente regula los niveles de ruido y temperatura en las zonas de trabajo. Si no se evitan los conflictos a tiempo, podrías encontrarte en un ambiente laboral negativo y, además, poco productivo. Aparte de esto, tus equipos informáticos bajarán su rendimiento y tenderán a romperse antes, lo que generará una serie de gastos e inconvenientes que, como a cualquiera, preferirías evitar.

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *